Los expertos  opinan que la pérdida de un hijo es una de las pérdidas mas fuertes que un ser humano pueda superar. Y no lo dudo. Nuestro instinto de sobrevivencia nos da un sentido de sobre proteccion sobre nuestros pequeños e inevitablemente creamos expectativas sobre la vida de ese pequeño… sueños para toda una vida. Es por eso que la pérdida de un hijo es tan dura, porque estas perdiendo parte de ti, de tus entrañas, pero tambien estas perdiendo tu futuro.

Los dias, semanas, y meses despues de que despedimos a nuestro angelito seguian grises. Si has perdido a un ser querido sabes que no hay tal cosa de “regresar a la normalidad.”  Aveces cometemos ese error de aconsejar o incluso intentar “regresar a la normalidad” refiriendonos a la vida que conociamos antes de que nuestro mundo se tornara gris… es imposible. Tu vida jamas sera igual, y eso no es necesasariamente malo, es simplemente diferente. Desde ese momento en adelante eres otra persona… en mi caso, la mamá que perdio a su pequeño. Es tan dificil aprender a vivir en esa realidad,  sin embargo no es imposible.

Durante nuestra jornada de luto recordé una narracion de la bliblia: Lucas 24. Aqui se nos narra los días despues de la muerte de Jesus. Este capitulo nos relata que las mujeres  fueron al sepulcro de Jesus llevando perfumes para untarle. Menciona que era el primer dia de la semana.. y me las puedo imaginar! Atendiendo los que haceres del hogar y poniendose de acuerdo de cuando ir, quien iba por los perfumenes y que donde se juntaban para ir a ver a Jesus. Tan lindas que somos las mujeres! Nos preocupamos de todos los detalles, no es cierto? Me encanta esta imagen porque me imagino tambien su estado de animo. Habian perdido a su Señor… estaban tristes… quizas incluso confundidas de los hechos e inseguras de su futuro, sin embargo ellas continuaron con sus tareas. Conocemos la historia, al llegar al sepulcro este estaba vacio y el angel se les aparecio dando la noticia que Jesus estaba vivo! El versiculo 8 narra que al oir esto ellas “recordaron las palabras de Jesus.” y al contarselo a los discipulos ellos pensaron que era una tonteria.  Esta primera parte del capitulo 24 me enseño mucho- Primero me enseño que Dios es tan fiel que aunque en medio de mi tristeza, confunsion, e incredulidad y en medio de mi rituna toma el tiempo para recordarme de sus promesas: su resureccion! En los momentos mas insignificantes las promesas de Dios se aparecen en tu vida, quizas no por medio de un angel, pero por medio de un canto, de tus hijos u esposo. En medio de tus que haceres, Dios susurra a tu oido palabras de consuelo, solo tienes que estar atenta a su voz. La sorpresa fue para las mujeres- ellas vieron el angel y recibieron el mensaje- no los dicipulos, a ellos les parecio tonto. Las promesas que Dios te da, la sorpresa de paz y aliento te las a da ti, es algo muy personal… nadie mas las entendera como tu. Son tuyas, atesoralas y no te preoucupes si otros no las pueden entender.

La segunda parte narra la historia de los hombres que van de camino a Emaus. Hay tanto en este pasaje que no entrare en mucho detalle- solo vale mencionar que estos hombres iban cabisbajos, tristes por todo lo que habia pasado. Jesus mismo se les aparece y ellos no lo reconocen- dice que tenian sus ojos velados. Cominando con Jesus ellos hablan de los hechos y confiesan que sus esperanzas eran que Jesus fuera el redentor de Israel. Al llegar a su destino ellos le piden a Jesus que se quede con ellos y que coman- aun sin reconocerlo. Fue hasta que se sentaron a la mesa, partieron el pan y lo bendijeron que los hombres se dieron cuenta de quien era el.  Jesus se te aparece en medio de tu camino a Emaus- tu camino a casa, quizas cabisbajo con mucho dolor y decepcion el va a la par tuya diciendote: “Cuentame que paso?” Habla conmigo, deja tu frustracion y cuentame que paso? que fallo?” El quiere tener comunicacion contigo, quiere sentarse a la mesa, partir el pan y revelarse a ti en formas que jamas hayas imaginado! El quiere darte el privilegio de que seas una de las primeras personas en verlo resucitado y ser testigo de su milagro.

Seis meses despues de la perdida de Giosue sabiamos que habia un vacio en nuestro hogar, eramos padres sin un hijo que criar- el sueño y anhelo como pareja era tener a un bebe. Orando le pedimos al Señor por otro bebe y a los dos meses me entero que estoy embarazada! No cabia duda en mi corazón que esta era una respuesta de Dios- que privilegio estar embarzada. A las 7 semanas de embarazo me di cuenta que algo no iba bien. Inmediatamente fuimos al hospital. Esperar en una sala de emergencias es espeluznante… te imaginas lo peor. Esa noche los doctores no pudieron darnos respuestas.  Como si la naturaleza estaba en sintonia con nosotros- esa noche llovio muy fuerte, solo oia el ruido de la lluvia mientras mi corazon guardaba silencio y mi alma clamaba por miscericordia! No lo podia creer! Dios no seria tan cruel de robarme a otro hijo! No puedo ser esa mama que pierde a dos hijos en menos de un año. La siguiente mañana esperando ver al doctor, Danilo y yo perdimos a nuestro segundo bebe. Una perdida diferente- sin embargo una perdida que una vez mas nos robo la ilucion de ser padres.

En mi dolor y desesperacion clame a Dios y como hija muy sentida, adolorida y sin fuerzas simplemente pude decir: No entiendo, quizas no quieras que sea mamá- y esta bien. Me doy por vencida. Ya no puedo mas- sabes que mi vida es tuya- pero esta area de la maternidad ha sido muy lastimada- perdoname Señor pero no te la puedo confiar.

Jesus aun sentado en nuestra mesa, conversando con nostros me hizo entender que hay muchas cualidades de El que necesitamos descubrir. El quiere ser mas que suficiente para ti, por que El lo es. En mi caso El me esta preparando para algo especial y era necesario que yo entendiera eso y poder decir: Señor aunque nunca me des hijos TU ERES MAS QUE SUFICIENTE para llenar ese vacio. Recuerdo ese corito antiguo de Danny Berrios que mi mami cantaba cuando cocinaba:

Muchos dicen lo tienes todo

Muchos piensan que me va bien

pero yu sabes mas que ellos por
donde e pasado yo, y si e llegado
hasta aqui lo es por ti

CORO
Y no se que haria yo sin ti señor
oh no se que haria yo sin tu amor
no se donde estuviera hoy de no
aberme rescatado si no se
que haria yo sin ti

Tantas veces que te e fallado
oh sin tener razon sin tener porque
en todo esto me diste tu mano
cuando solo me encontre y me
diste fuerzas para yo seguir

Y no se que haria yo sin ti señor
oh no se que haria yo sin tu amor
no se donde estuviera hoy de no
aberme rescatado si no se
que haria yo sin ti

Se pueden llevar mi casa y
todo lo que yo amo mas se pueden
llevarlo todo y eso no me
importaria no eso no me importaria
pero yo no creo que pudiera vivir sin ti
no yo no creo que pudiera vivir sin ti
De niña esta ultima estorfa siempre me parecio un poco exagerada, pero años despues tiene mucho sentido- me puede faltar TODO pero que no faltes tu Señor- mi único refugio en medio de la tormenta- sin ti no podria vivir. Quizas pinsas como pensaba yo, es un poco exagerado, pero cuando conoces los muchos aspectos de la divinidad de Dios te das cuenta que El es mas que suficiente y que te puede faltar todo siempre y cuando El este contigo.

En medio de esta segunda perdida conoci a un Dios no necesariamente es todo poderoso, o sanador, o milagroso, que sin duda lo es y muchos lo han experimentado como tal- en mi vida se revelo como EL GRAN CONSOLADOR. Quizas si sientes que Dios no ha contestado una peticion que haz pedido a gritos, por la cual haz ayunado, y te haz desgastado, no es porque el no te escuche, a lo contrario, estoy segura que va caminando contigo a Emaus- te esta escuchando pero quiere revelarse a ti no tanto como el hacedor, si no el principe de PAZ, EL CONSEJERO, EL GRAN CONSOLADOR de tu alma. El quiere ser mas que suficiente para ti. Una vez aceptes ese consuelo podras enfrentar lo que venga, sin miedo a nada. Fue mi experiencia. Despues de decidir que ya no intentaria tener mas babies por un tiempo Dios nos sorprendio. Sin planearlo me entere que estaba embarazada una vez mas! Mi esposo al enterarse le dio risa- y me dijo: “Nuestros planes no son sus planes… este bebe es su idea, no nuestra.” Y no te puedo mentir y decir que no me dio mucho miedo y que muchas veces dude- aun tengo momentos de tristeza y de pensar en lo peor, sin embargo- auqnue no se lo que me espera o lo que el futuro tiene para nosotros, de una cosa estoy segura: que aunque desconozaca mi futuro- saber que mi gran Consolador va conmigo- es todo lo que necesito saber.

Nuesta pequeña viene en menos de una semana- muy sana y activa como su papi.  Tengo tanto que decir sobre el milagro de su vida y todo lo que me ha enseñado, pero esperare a conocerla y dedicarle una publicacion solo para ella… mientras tanto, le doy gracias a Dios por consolar y sanar mi corazón y poder celebrar la vida de mis hijos… Le doy gracias porque soy mamá de tres angelitos, aunque por ahora solo tenga el privilegio de criar a una.

 

 

 

 

Con Giosue en mis brazos llego el Domingo.

Su corazón palpitaba muy fuerte. Todas las enfermeras no podían creer lo fuerte y valiente que era mi pequeño.

El no comía, no lloraba, solo dormía.

Estaba totalmente enamorada de mi angelito. No queria separarme ni un segundo de el. El cansancio y el sueño me ganaban por ratitos pero el miedo de perderlo mientras dormia me despertaba.

En un momento logre ver sus ojitos llorosos y moviendose como si estuviera incomodo. Mi corazón se rompia en mil pedazos. Mi esposo sentado en la cama conmigo tomamos a Giosue en nuestros brazos y muy suavemente susurramos a su oído: “Gracias por luchar, gracias estar con nosotros y no darte por vencido. Gracias por dejarnos conocerte, besarte y disfrutarte… ya puedes ir a descansar, puedes correr a los brazos de Jesucito que te espera en un paraiso donde no hay dolor y todo es perfecto. Mi amorcito.. puedes ir a casa.”

Fue muy difícil… pero después de haber experimentado el amor de Jesus yo sabia que tenia que hacer un sacrificio maternal, tenia que dejarlo  ir a la fuente de ese amor. Yo sabía que no habría otro lugar en planeta mejor que con Jesus. No hay lugar mas perfecto, ese lugar donde nada lo podía tocar, ni una enfermedad, ni una tristeza, ni una imperfección.  Que mejor que ese lugar?

Esa noche nuestros pastores llegaron y junto a mis padres, mi suegra, y mi hermano J.D. entregamos a Dios nuestro angelito en oración.

Las horas de visita se acabaron y solo quedamos Mi esposo, baby Giosue y yo. por casi 6 horas tuve a mi bebé en mis brazos. Con Danilo sentado en la cama leyendole libros infantiles que su tia Pam le regaló y leyendole nuestros pasajes favoritos de la biblia y las historias que nos habían sostenido durante esos 9 meses. Le pusimos nuestra música favorita y unas canciones dedicadas a el. Lo besamos, le cambiamos pañales, y lo disfrutamos. Esas 6 horas fueron las mejores 6 horas de mi vida.

Como vivir toda una vida en 6 horas? Como decir los suficientes “te amo”  y dar suficientes besos en solo 6 horas? Como condensar un amor que esta diseñado durar toda una vida en solo horas? Como?

Giosue-Isaac-91

“Dios mío, Dios mío,
    ¿por qué me has abandonado?
Lejos estás para salvarme,
    lejos de mis palabras de lamento.” Salmos 22:1

Lunes 5 de Noviembre del 2012 a la 1:16am, en brazos de su papi, mi Giosue Isaac falleció.

A pesar que sabía que ese momento llegaría no hay nada que pudo prepararme para dejar ir mitad de mi corazón, ver morir mitad de mi alma, y ver como mi mundo de colores se volvía completamente gris.  Muchas nubes grises y densas cubrían lo que siempre había sido cielos azules y sol radiante.

Salir de ese hospital con brazos vacíos parecía una derrota y una batalla perdida. Llegue a casa sin mi milagro, sin la promesa de Dios cumplida.

Si, fué un día muy triste.

“Real faith isn’t a hopeful wish. Real faith is making the decision that no matter the outcome, we’ll choose to see it as God’s perfect answer.

“Fé real no es esperar lo mejor. Fé real es hacer la decisión que no importa lo que pase, escogeremos verlo como la respuesta perfecta de Dios.” 

Lysa TerKeurst

Los días siguientes pasaba en insomnio cuastionando el  porque Dios había permitido todo esto? Y escuche una canción que cambió mi perspectiva:

“Si Acaso Se Me Olvida” Jacobo Ramos

Recorde el momento hace muchos años cuando en un altar le entregue mi vida a Jesús. Cuando solo éramos El y yo y el perdonó mis pecados y borró mi pasado. Ese día cuando yo era nadie y necesitaba un salvador. Ese día donde llegué a los pies de la cruz y supliqué misericordia y Dios me prometió un futuro de bien y no de mal. (Jer. 29:11) Donde prometio estar conmigo todos los días de mi vida. (Josue 1:9)  Ese día que recibí salvación. El día mas glorioso de mi historia fue comprado en aquel día mas triste de la historia de la humanidad; fué el día que el Hijo de Dios sufrió una muerte injusta y cruel, por mi.  

Me di cuenta de cuanto ese día tenia en común con el día que viví Nov. 5, 2012.

-Supliqué que Dios interviniera y no me dejara atravesar esa tormenta. Jesús suplicó al Padre que si era su voluntad que dejara pasar esa copa. (Mateo 26:39)

– En lo peor de la tormenta me sentí abandonada por Dios.  Jesús clavado en la cruz  lo dijo, “Padre, porque me haz abandonado.” (Mateo 27:46)

– Ese día perdí a mi hijo.  Ese día en la historia, Dios también perdió a su único Hijo.

– Ese día mi mundo se torno gris. Hace mas de 2,000 años cuando Jesús murió el sol se ocultó y la tierra quedó en obscuridad.  (Lucas 23:44)

Entendí que Dios entendía perfectamente el dolor y la pérdida que sentí al dejar ir a mi bebé. El sabe lo que es pasar por el fuego, el dolor, lo que es perder a un ser querido y lo que es perder un hijo. Dios tiene un corazón de padre, el entiende el dolor de mi corazón al no poder hacer nada para que mi pequeño Giosue no sufriera. A diferencia mía, Dios si era capaz de mitigar el dolor de su hijo en aquella cruz. El era capaz de salvarlo y evitar que muriera, pero no lo hizo POR AMOR A MI, por AMOR A TI.  Dios le dió la espalda a su pequeño, para que un día como hoy yo pudiera tener la esperanza de volver a ver al mio. El dejo que su Hijo sufriera injustamente para que un día como hoy encuentres esperanza.

La historia no quedo allí. Todo ese dolor y la muerte de Jesús no fué en vano. Al tercer día el resucitó y su sacrificio cobro valor. (Lucas 24) El día que había sido el PEOR DIA de la historia se convirtió en nuestra mayor esperanza. Eso que Satanás había querido usar para mal, para destrucción, humillación y dolor, DIOS LO RENOVO y hoy es nuestra mayor victoria.

No se cual sea el día mas obscuro de TU historia. Talvez tu también haz perdido a un hijo (a) o quizás no, pero has atravesado por tormentas que aun no puedes superar. Quizás has tenido dolores del alma que sientes que nadie mas te entiende. El propósito de este blog es para decirte que no estas sola (o) que habemos otras que hemos sufrido y hemos sentido morir del dolor-  te entiendo. Pero también Dios entiende tu dolor y no quiere que sufras sola (o) y mucho menos que te quedes derrotada y avergonzada.  El propósito por el cual El perdió a su hijo fué por amor a ti! y el milagro de su resureccion es para traerte esperanza! El día mas triste de TU HISTORIA puede ser el UN DIA de esperanza para muchas. Es mas, me atrevo a pensar que TU ERES PARTE de los propósitos por el cual yo perdí a mi Giosue. Ahora vivo en carne propia la esperanza de la cruz, entiendo y valoro el sacrificio de Jesus y me aferro a la promesa de la resurrección.  La promesa es que si amas a Dios TODO TE AYUDA para bien (Romanos 8:28), no que todo te saldrá bien, si no que todo lo que te pase, bueno o malo, EL LO USARA PARA BENDICION en tu vida. QUE PROMESA MAS LINDA!

Dios quiere que le entregues todo aquello que te hirió, todo aquello que te hicieron para lastimarte y usaron para destruirte y le dejes transformarlo en bendición y salvación de muchos. Eso mismo que hoy te roba el sueño y te hace llorar, mañana será tu estandarte de victoria y mayor orgullo.

Asi que, este blog y las futuras publicaciones se resumen en una palabra: AMOR.

Has leído mi historia de amor. El amor mas emocionante entre mi esposo y yo que concibió a nuestro pequeño Giosue. El amor de padres que lo soportó todo por amor a nuestro primogénito. El amor de mi bebé que nos mantuvo unidos y estoy segura fué lo que lo hizo sobrevivir tantos meses y tantas horas después de nacido a pesar de lo que la ciencia indicaba. El amor de unos abuelitos, tios, tias y amigos que nunca nos dejaron de amar, apoyar e interceder por nosotros. Pero sobre todo el amor de Jesús que murió por mi, sin importarle mis defectos, mis pecados o mis rebeldías. Por ese amor incondicional que no me suelta y le da sentido y propósito a mi dolor. Y el amor de un Dios que fué y es fiel en su promesa ” QUE NUNCA ME DEJARA NI ME DESAMPARARA, y que siempre estará conmigo” (Josue 1:9, Deut. 31:8)

Cual será tu historia de amor?

Nunca es tarde para empezar. En cualquier momento de tu vida puedes decidir que así no es como tu historia va a terminar…. Una vida de libertad, sanidad y felicidad junto con la experiencia mas grande de AMOR te espera.

“Estoy convencido precisamente de esto: que el que comenzó en ustedes la buena obra, la perfeccionará..” Filipenses 1:6

BETTER

Te gustaría compartir tu historia? Necesitas ayuda?  Estoy para servirte: emilymarbel@gmail.com 

Con Giosue en mis brazos me acomodaba en otro cuarto. Una nueva cama de recuperación.

Todo dolor se me olvido. Toda el hambre se me fué. Solo podia sentir el calorsito que su pequeño cuerpecito me daba. No podia pensar. Solo sentir.

Su piel era tan suevecita. Bien rosadita. Olia a bebe. Ese aroma inexplicable que hasta la fecha lo siento.

Sus ojitos eran claritos.. su mirada sueve y debil. Ojitos claritos, humedos. Abajo de esos ojitos tiernos se veían unas ojeras al igual que unas largas pestañas que siempre le he envidiado a su papá. Hasta la fecha, cuando veo a mi esposo con sus ojos cerrados me transporta a este momento… definitivamente era la mirada de su papi.

Sus cachetitos eran bien suavecitos y llenos de bellitos. Como la piel de un durazno. Toda su carita resplandecia con la luz porque esos bellitos eran como un velo sobre su inocente y dulce rostro. Esos eran mis cachetes. Bien redonditos, rojitos y caiditos. Esa es herencia de la familia “de León.”

Su naricita era un poco chatita- otra herencia de los “de León.” Sus hoyitos de la nariz eran tan perfectos. Toda una obra de arte acurrucandose en mi pecho, dandome de su amor y buscando el latir de mi corazón que lo arrulló por todos esos meses que pasamos juntos.

Sus labios en forma de corazón, gorditos, rosaditos y bien formados. Los abria por ratitos, como queriendo llorar… y nos lucia sus lenguita, gordita. Como me hubiera gustado sentir esos labios en mis cachetes algún dia… escuchar su voz y reir con sus ocurrencias.

Sus cuellito se escondia un poco por la gordurita al rededor de sus cachetes. Esos rollitos que dan tentación de morderlos y a la vez protegerlos.

Tenia mucho cabello, negro y liso y largo.. Cuando veo el mechoncito de su cabellos me imagino que hubiera tenido que darle su primer corte muy temprano… hubiera sido el bebe mas a la moda en todo Chicago con un cabello envidiable.

Tenia un pecho impresionante. Mientras respiraba admiraba lo fuerte que era. Esa fue la herencia de los “Aguilar.” Tenia un torso fuerte y ancho..como en el me recuesto al dormir por la noches. El torso de su papi.

Sus manitas eran perfectas. 10 deditos, flaquitos y largos. Igual que los mios. Sus uñitas tan diminutas pero perfectamente formadas. Manitas bien enrroscaditas a mi dedo, apretando, como si queria nunca soltarse… ni yo dejarlo ir.

Sus piernitas fuertes. Llenas de bellitos y muy activas. Esas mismas piernitas que me saludaban cada ultrasonido. Estoy segura hubiese sido un excelente jugador de fútbol.

Sus piesitos eran un par de tamalitos. Gorditos y con los deditos de su mami. Lamento no haberlos besado mas… eran riquisimos.

El era perfecto. Esa personita, era mi bebe. Mi hijo.

Giosue-Isaac-80“I’m down on my knees again tonight, I’m hoppin’ this prayer will turn out right.

See, there is a boy that needs Your help. I’ve done all that I can do myself

Tonight as he sleeps I go in to hold his hand, and I try not to cry,  as the tears fill my eyes:

Can You hear me? Am I getting through tonight?

Can You see him? Can You make him feel all right?

If You can hear me Let me take his place some how.

See, he’s not just anyone, he’s my son.”

– part of Mark Schultz’s song “He’s My Son” 

“Esta noche estoy de rodillas una vez mas, Espero esta oración funcione.

hay un niño que necesita tu ayuda. He hecho todo de mi parte

Esta noche, mientras duerme le agarro su mano, y trato de no llorar, mientras las lagrimas llenan mis ojos:

Me puedes escuchar? Me doy a entender?

Lo puedes ver? Le puedes hacer sentir bien?

Si me puedes escuchar déjame tomar su lugar de alguna manera… ves, el no es cualquiera, el es my hijo.”

– parte de la canción de  Mark Schultz “He’s My Son” 

Jueves 1ro. de Noviembre, 2012

La noche anterior casi no había podido dormir. La emoción, tristeza y ansiedad eran muy grande.

Con mucho sueño me levanté pocos minutos después que sonara la alarma. Me arregle muy bien…- cuando he visto fotos de mamás con sus recién nacidos y he pensado: “Oh no, el día que yo de a luz, estaré bien maquilladita y peinada.”  Asi que me levanté muy tempranito hacerme unos “colochos” y a ponerme el mejor de los maquillajes.  Por andar en esas, ni desayuné. Hoy en dia lo hubiera hecho diferente! Ni idea tenia lo que me esperaba!

Como buenos hispanos llegamos TODOS juntos, 6 adultos caminando por el pasillo del centro de maternidad del hospital. La enfermera en la recepción tenia una cara de asombro al vernos entrar!  Nos explico que no había un cuarto aun pero que podiamos ir a desayunar y que regresaramos en una hora. Fuimos a la cafetería y agarramos algo para comer. De los nervios, emoción y de todo, no comí mucho…tomé un poco de jugo de naranja y unas cuantas mordidas a un bagel. (De haber sabido que pasarían días sin que probara comida me hubiera comido 3 bandejas de comida jajaja)

Después de un par de horas me instalaron en el cuarto. Un cuarto muy grande, cómodo y muy lindo. Ya en la bata del hospital la enfermera me dijo: “Súbete a la cama.. ya es hora.”

Giosue-Isaac-2Giosue-Isaac-37

Le doy gracias a Dios que a pesar de que sabia que mi baby no viviría, nunca deje la esperanza y eso me hizo disfrutar ese momento… no puedo describir la paz sobre natural que cayo sobre mi.

En esos días y en especial ese día, habían CIENTOS de personas orando por nosotros. Es increíble, pero pudimos sentir las oraciones de cientos amigos, hermanos, hermanas, familia y conocidos alrededor del MUNDO! Hasta el día de hoy yo estoy segura que sus oraciones fueron contestadas en esos momentos. Dios cargo mi corazón. El adormeció mi mente- todo lo que recuerdo son cosas lindas de esos días en el hospital. Solo Dios pudo hacer eso. Quizás tu fuiste parte de ese ejercito de oración- muchas gracias.

El doctor nos explico que como mi parto era muy complicado iban a inducir el parto MUY lento y que tomaría mucho tiempo. Que no podría comer nada, mas que gelatinas y hielo, y que no controlarían  el corazón de Giosue. Regularmente controlan el pulso del bebé porque si se esta acelerando mucho  tienen que hacer una cesarea de emergencia- en mi caso el no haría una cesárea y escuchar el bebé morir sería muy fuerte para nosotros. Le suplique al doctor que hiciera lo que estuviera a su alcanze para que el bebe sobreviviera. Con una sonrisa y ojos mojados dijo: “of course.” (Por supuesto)

Giosue-Isaac-21Giosue-Isaac-39

El latir de su coranzoncito! (cada hora me dejaban escucharlo)

Giosue-Isaac-31

Cuando el doctor dijo: “parto LENTO” no me imagina que tan lento. Iniciaron con una dosis muy baja “pitocin” . Todo esto con el propósito de que fuera lo mas suave posible para que Giosue estubiera bien. Pero como tampoco tenia ninguna dilatación tube que estar 12 horas con “Foley Catherer”  Ahora pienso- “No fue nada comparado a todo lo demás” pero en ese momento fué muy incomodo.

Esa noche las contracciones iniciaron! Para todas las mamás que me dijieron: “ES EL PEOR DOLOR QUE HAZ SENTIDO” es como “HUESOS QUEBRANDOSE” quiero decirles que TENIAN RAZON! jaja. WOW. Definitivamente  los hombres no tienen la menor idea de como duele. Al principio de sentirlos pense que podria aguantarlos.. pero llego un momento que las lagrimas rodaban como cataratas por todo mi rostro. Que maquillaje ni que nada! jaja. Fue allí cuando Danilo le pidió a la enfermera por la famosa “epidural.”  La enfermera me dijo que todavía me faltaba mucho- y que no tenia que aguantar el dolor- que era mejor que me la pusiera. Puedo decir que el único dolor que se parece a las contracciones es la famosa “epidural”!  Con los “colochos” por todos lados, el maquillaje todo corrido, con una gran jeringa en la columna, pegue el primer grito de dolor. Que conste que fué solo uno! Pense que valdría la pena ya que solo seria una vez y el dolor se iria. Esa noche pude dormir un poquito… las enfermeras fueron muy lindas y dulces conmigo. Me sentía mejor asi que me lave la cara y me puse maquillaje y me peine otra vez- jaja no aprendí mi lección.

Giosue-Isaac-10

Mi familia aun continuaba a nuestro lado. Es chistoso porque JD en el piso con una sabana encima, mi mama en el sillón, mi papá, dobladito en una silla y mi suegra medio recostada en una silla. Varias bolsas, maletines y iPads por todos lados jajaja. Nos matábamos de la risa porque el viernes mi papá fué a la casa y trajo una hoya de arroz con leche!  JD queria que llevaran la licuadora para hacer unos licuados de banano! jajaja- que risa. Muy hispanos! y yo aún sin poder comer!

Ese mismo viernes en la tarde la epidoral dejo de funcionar.. y para ese entonces las contracciones eran aun mas fuertes… El doctor me revisó y solo tenia 1.5 de dilatación (son 10 en total) – No lo podía creer! Después de 24 horas no había avanzado casi nada.  El sugirió que me pusiese la epidural una vez más ya que faltaba mucho por recorrer.

No puedo describir el dolor tan intenso que senti con esa inyección. Como no me agarró muy bien, tuvieron que moverla dentro de mi espina. Después de eso no pude moverme- estaba totalmente agotada. El dolor de las contracciones se calmaron un poquito pero aun se sentían. No estaba totalmente adormecida. No había funcionado la anestesia.

Esa noche casi no pude dormir… sobaba mi pancita y le pedía a Dios: “Aun puedes hacer algo… no es tarde! Así como a Lázaro que lo reviviste aun después de muerto.. tu aún puedes hacer un milagro.”

La mañana siguiente- sábado, los dolores aumentaban. La anestesia ya no tenia nada de efecto. Ya estaba a 6 de dilatación. Esa tarde recibimos una linda visita de unos amigos muy queridos… fué muy lindo verlos y recibir sus oraciones. Eran las 12pm. Recuerdo muy bien porque al ellos despedirse los dolores aumentaron. Cada contracción era mas fuerte, mas larga y mas intensa.

Unas horas después sentí como mi fuente se rompió… el doctor me vio y dijo: Ya casi!

El corazoncito de Giosue aun latia… en pocos minutos lo conoceríamos- en pocos minutos veríamos el rostro de ese precioso regalo que Dios nos tenia preparado.

Al rededor de las 5:30pm de la tarde- senti la necesidad de empujar… mi mami le pidió a Danilo que llamará al doctor… el bebé ya venia! El doctor entro, me vió y dijo: He’s coming.” Me pusieron en posición de parto, arreglaron todo, y con mi mami en oración en un lado y mi esposo en el otro escuche decir al doctor: “empuja!”  mientras todo eso pasaba pensaba en los largos 9 meses que vivimos “good job! push!” pronto esto terminaría, y vería el veredicto final de mi bebé “tiene cabello negro” decía Danilo mientras el doctor decía: “Lo estas haciendo muy bien, empuja!” Mientras sentía sus piernitas bajar por todo mi vientre y sus hombros salir escuche mi mami susurrar a mi oido, en medio de llantos: “Dios bendecirá tu obediencia”  y escuche a Danilo decir: “Don’t look, honey, don’t look” Yo le había dicho que no sucedia el milagro que no quería ver su cabecita expuesta, que le pusieran una gorrita. Esto me confirmó que mi pequeño Giosue Isaac estaba enfermo. Que el milagro no ocurrió. Que solo tendría esos minutos con el.

Lo limpiaron lo mas rápido que pudieron y lo pusieron en mi brazos. Momento que jamás olvidaré. Si eres mamá sabes que no hay nada que se le compare.. El milagro de la vida.. una personita tan preciosa, tan bien formadita, un angelito en la tierra que tube el privilegio de llevar en mi vientre ahora esta en mis brazos.. respirando con un corazoncito palpitando muy fuerte.  Precioso regalo de Dios que sobrevivió ese largo parto para decir “hola papi y mami! Aqui estoy!”

Giosue-Isaac-50 Giosue-Isaac-46 Giosue-Isaac-44

El doctor al ver que Giosue esta mas grave de lo que imaginaban pidio que todos entraran a verlo inmediatamente. Lo mas probable era que lo mas que el duraría fueran 10 minutos. Puso una sabana encima de mis piernas y todos entraron. Algo que nunca olvidaré es ver a mi hermano, JD entrar y caer de rodillas llorando y orando. Hasta la fecha, ese cuadro quiebra mi corazón…. Que afortunado fué Giosue de tener un tio tan lindo que nunca dejo de creer, que nunca dejo de orar, que lo amo tanto como si fuese su propio hijo y no se separo ni un instante de el. We love you uncle JD.

Todos tuvieron el privilegio de cargarlo… besarlo, amarlo. Mi baby Giosue no se daba por vencido… las siguientes horas lo harían toda una leyenda.

Giosue-Isaac-48 Giosue-Isaac-72 Giosue-Isaac-74 Giosue-Isaac-70 Giosue-Isaac-61 Giosue-Isaac-59 Giosue-Isaac-57 Giosue-Isaac-51 Giosue-Isaac-49

Giosue Isaac Aguilar

Born November 3rd at 5:53pm weighing 5lb and 6oz  18inches long. 

Toda mamá embarazada no puede esperar a que se cumplan las 40 semanas de embarazo. Es más, hay algunas que intentan apresurar el parto de su bebé por que no aguantan las ganas de conocerlo! Esperan con ansias que ese día llegue.

Yo no fuí la excepción. A principios de Octubre ( tenia 36 semanas) me entro una ansiedad de querer conocer a mi bebé. Ya quería tenerlo en mis brazos, besarlo, sentir su calorcito, su aroma. Queria ver a quien se parecía, si a mi esposo o a mi. Quería ver sus piesitos y sus manitas enroscadas a la mias. Queria ser mamá. Habían días que abrazaba mi pancita lo mas que podía porque quería que Giosue sintiera ese amor tan grande por el. Asi que pensar que lo podría abrazar me emocionaba.

Estos pensamientos duraban muy poco por que después la triste realidad me bofeteaba. Como podía desear que llegaran las 40 semanas si eso significaría que el tiempo con mi bebé terminaría? Como podía esperar el día que lo conocería si ese día también le diría adiós? Como podía esperar con ansias poder abrasarlo si eso significaría que me tendría que separar de el para siempre?  Me daba mucha tristeza pensar que el ya no estaría conmigo. El era mi compañarito fiel, donde quiera el estaba conmigo, se movía, tenía vida dentro de mi- Como separarme de el? Muchas noches perdí el sueño pensando en lo dificil que ese día sería. Lloraba de pensar el dolor que causaría lo mucho que lo extrañaría dentro de mi. Y en esos momentos mi oración era pedirle a Dios las fuerzas para vivir UN DIA A LA VEZ y seguir confiando que Dios proveería la fuerza necesaria en el momento preciso.

Como parte de nuestra preparación- lo único que compramos para nuestro pequeño Giosue fueron sabanitas y dos gorritas.

photogio

Ir a la tienda y escoger SOLO UN gorrito, UNA sabanita fué muy difícil. Como escoger el mas adecuado? el perfecto? El mas lindo de todos? El unico que usaria en toda su vida? Como escoger el atuendo perfecto y digno de sentir el único calorcito que generaría su cuerpo?  Era imposible.

Hasta este momento no habíamos tomado fotos del embarazo… asi que tomamos la decisión de documentar su vida. Fuimos muy afortunados de tener dos excelentes fotógrafos! El primero fué nuestro amigo Carlos Reyes que se ofreció hacernos unas fotografías gratis. Estas son algunas que me encantaron: 579517_360575830701515_1081635882_n65426_360450490714049_52387891_n 576388_360588997366865_1640292180_n

(https://www.facebook.com/carlosreyesphotography)

Pero esta sin duda es mi favorita:

341401_360450544047377_469304560_oEs mi favorita porque en medio de la sesión de fotos, Giosue se despoertó y empezó a patear y a moverse mucho! Mi esposo sentía como se movia y eso nos llenaba de mucha alegría. En esos momentos mi vientre estaba lleno de vida, Giosue estaba vivo, feliz, y disfrutando del amor de los dos seres que mas lo amaban: sus orgullosos padres. Gracias Carlos por capturar este momento que llevo guardado en mi corazón.

Las 40 semanas llegaron! Fuimos al doctor y el nos explico que por la condición de Giosue tendrían que inducir mi parto. Regularmente la cabeza del bebe es la que empuja y da la señal que es hora de nacer. Como mi pequeño Gio no tenía cráneo, lo mas probable era que nunca empezaría a empujar y no iniciaria el parto por si solo. Entonces como el doctor tenia turno 4 días seguidos 3 días después de que cumplí las 40 semanas, el me dio cita para presentarme en el hospital en esos días e iniciar el parto.

Para ese entonces mi familia ya estaba acá en Chicago. Ellos viven en Kansas City, KS y Los Angeles, CA. Para bendición nuestra mis padres, mi hermano menor y mi suegra nos pudieron acompañar. Aprovechando que todavía teníamos unos días JD, mi hermano menor que es un excelente fotógrafo, tuvo otra sesión de fotografía con su sobrinito Giosue. Que privilegio el de nosotros! En una tarde muy fría pero preciosa, JD nos dejo estos preciosos recuerdos:

172763_291212494316277_1742749446_o 620630_292218127549047_1257646409_o 55221_291214644316062_1597609143_o 52784_291219197648940_465136893_o

(fotos por JD de Leon https://www.facebook.com/derfour) 

Estas fotos las tomamos un día antes de ir al hospital. la siguiente mañana estaríamos muy temprano en una sala esperando la llegada de nuestro angelito.

Esa noche, al acostarnos con muchas emociones encontradas, Danilo y yo pusimos nuestras manos sobre Giosue. En ese momento le entregamos a Dios nuestro tesoro mas preciado. En una entrega total le rendimos nuestra primicia a sus pies. Hicimos la oración mas difícil de nuestra vida, le pusimos en sus manos a nuestro único hijo. Al amado de nuestro corazón. Le entregamos todos los sueños que teníamos para nuestro Giosue. Le entregamos todas nuestras esperanzas, lágrimas y alegrías que este pequeñito había traído a nuestras vidas: “Señor Jesús, Muchas gracias por estas 40 semanas que nos prestaste a este precioso regalo. Gracias por cuidar de nosotros y darnos la fuerza necesaria para llegar hasta aca. Hoy te entregamos la vida de Giosue en tus manos, porque no hay mejor lugar que ese donde pueda estar. Estamos a tus pies entregando nuestros derechos, que se haga conforme a tu voluntad. Amen.”

En medio de esa oración (que sin duda fué mas larga y con mucho llanto de por medio) entendí una gran verdad: FE no es tanto creer lo que Dios puede hacer, muchas veces FE es demostrar lo que estas dispuesto a dejar ir. 

La siguiente mañana, 1ro de Noviembre 2012, a las 5:00am sonó el despertador. El día había llegado. Era hora de ir al hospital.

“Pero yo, Señor, en ti confío,
    y digo: «Tú eres mi Dios.»
Mi futuro está en tus manos;
    líbrame de mis enemigos y perseguidores.
Que irradie tu faz sobre tu siervo;
    por tu gran amor, sálvame.”

Salmos 31:14-16

Al principio de nuestro embarazo nos encontramos con muchos doctores y enfermeras que el seguro médico o el hospital donde trabajaban era su prioridad, no los pacientes. Cuando regresamos a la clínica después de no haber hecho el aborto, nuestro doctor tomo una actitud muy pedante. Era obvio que la decisión que habíamos tomado no hubiese sido la de el. Fué muy incomodo para nosotros, pero ya nos habíamos cambiado de clínica una vez así que decidimos quedarnos allí- y menos mal! Ahora entiendo que todo, incluso eso estaba bajo el cuidado de Dios.

Una de las pólizas de esa clínica es que todos los doctores te deben examinar por lo menos una vez por si empiezas la labor de parto y alguno de ellos esta de turno. Nosotros felices de ver a otros doctores porque el que teníamos no nos gustaba para nada. Gracias a esta póliza, los 7 meses de embarazo conocimos  a la Dr. Dillon. Una señora de no mas de 5.3 pies de alto, americana, viejita, y muy tierna. Entro al cuarto y desde el comienzo me trató tan dulce que sentí como si hubiese sido examinada por mi abuelita. Gracias a Dios todo estaba normal pero por la condición del bebé me mando hacerme muchos otros exámenes. La siguiente semana la volvimos a ver a ella. Después de recibir ese trato no queríamos ver a nadie mas. Mientras trataba de escuchar el corazoncito de Giosue, el la pateó muy fuerte. Nos dió tanta riza y ella le hablaba con mucha ternura. No dudo que en ese momento recordó la condición de nuestro bebé- nos vió y dijo: “Tengo una sugerencia para ustedes- tomen este número (nos dió tarjeta) ella es una trabajadora social en el hospital que darás a luz. Ella te puede ayudar a prepararte para ese día.” Su actitud fué muy linda y la sentimos realmente sincera que nos animamos hacerle una petición. “Podríamos ver a nuestro bebé en ultrasonido una vez mas?” Por pólizas del seguro médico no te permiten hacer un ultrasonido al menos que hayan razones médicas lo suficientemente válidas para hacerlo. Dr. Dillon entendió el trasfondo de mi petición. Si el embarazo era el único tiempo que tendría con mi angelito, quería verlo moverse una vez mas.  Ella vió mis resultados de los exámenes anteriores y me dijo: “Sabes que tu presión esta un poco alta (86/125 – algo que es considerado normal) y me dio una sonrisa, así que médicamente necesitas otro ultrasonido. Hoy mismo pongo la orden.”  Ese mismo día lo ordenó. Sin duda, otro regalito de Dios a nosotros.

Estaba muy emocionada de ver a Giosue una vez más. Estaba emocionada con la idea de Dios hubiese hecho un milagro pero mas que eso, era poder ver a Giosue sin necesidad de malas noticias. Ya todo lo malo había sido dicho y mostrado, este ultrasonido sería diferente. Sería solo para verlo y verlo formadito. A este punto mi corazón esta resignado y fortalecido- estaba disfrutando al máximo llevar a mi pequeño Isaac en mi vientre. Llegamos al hospital y mientras el gel corría por mi pansita ya grande y dura la emoción llenó mi corazón! Cómo no?! Si esto es lo que ví:

Una preciosa boquita tirandome besitos:                

kisses

 La nariz de su papi y los cachetes de su mami:

Nariz Y cachete

Y unos piecitos y piernitas que se movían sin parar!

piecito piernitas

Fué mucha la emoción de ver a nuestro bebé! Es real, dentro de mi hay vida, un pequeño humano se formó en mi vientre. Un pedacito de nuestro amor era encarnado en esos huesitos y en esas piernitas. Mi bebe.

Aparte de ser muy lindo, fué muy doloroso. Traté de no llorar y desboronarme y solamente oré: Señor, si en todo este proceso algún momento URGENTEMENTE necesite de tu GRACIA, este es ese momento. No quiero pedirte más, se que mi babé este enfermito- no te pido misericordia, ahora solo te pido de tu gracia para vivir este momento.

Aprendí que aunque mi alma ya estaba resignada habían momentos donde el dolor aun inundaba mi corazón y esto no es falta de fé o amor hacia Dios, es solamente una reacción natural de todo humano: UNA CONSTANTE necesidad de su GRACIA. Aunque ya hayas superado muchos traumas o pesadillas en tu vida, habrán momentos que vas a necesitar agarrarte de su gracia para vivir un día mas. Acércate confiadamente a El, no tengas temor de “fallarle” por tu falta de fortaleza… El ve tu corazón.

Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.” Hebreos 4:16

2 meses antes del nacimiento de Giosue, la clínica le dio la bienvenida a Dr. Lawrence Yeager. Y como todos los demas doctores que me habían examinado, a el también le toco. Ni bien entro a la sala dijo: “Hola! Soy el nuevo niño de la cuadra! Mucho gusto”  Desde ese entonces todas las demas citas fueron con el. Su amor y paciencia hacia nosotros fué un regalo de Dios. Al contrario de lo que los otros doctores me habían dicho, el nos aseguró que trataría lo mas que pudiera para que tuviéramos un parto normal y evitar una cesárea al máximo. En ese entonces no era muy importante para mi, hoy le doy gracias a el y a Dios por procurar un parto normal.

El contestó todas nuestras preguntas con mucha delicadeza y nos hizo sentir padres de Giosue. Cada visita era como una visita con un amigo que buscaba lo mejor para nosotros. Varias veces repetimos nuestro plan de parto y como queríamos recibir a nuestro hijo. Fue un angel anviado por Dios.

Cuando tenia 39 semanas de embarazo me advirtió: “Dile a Giosue que no venga este fin de semana, me voy a mudar de casa y no estoy de turno. Yo quiero ser el que lo traiga a este mundo. Así que dile que me espere.”  A los dos nos encanto ese gesto de su parte. El quería  esta allí. De todos los doctores que nos vieron, el fué el único que nos demostró ese amor he interés genuino para nosotros.

 Giosue-Isaac-28

El día de hoy yo veo el cuidado de Dios para nosotros. Creo firmemente que NO fue casualidad que Dr. Yeager llegara a esa clínica en esos meses. Sin duda Dios lo uso para beneficio nuestro. El parto que se acercaba no seria NADA fácil, necesitábamos las mejores manos médicas en ese momento. Necesitábamos la sabiduría  y las manos de un doctor que no solo hiciera su trabajo pero entendiera su labor.  Dios tenía un cuidadoso plan para nosotros y mas que todo para Giosue y no dudo que Dr. Yeager fue parte de ese plan. No es casualidad, no dudes que la mano de Dios cuida de ti por medio de personas a tu alrededor, ya sean los médicos, los abogados, los amigos, o familia. Dios usa cualquier cosas y a cualquiera para bendecirte y mostrarte su cuidado hacia ti. EL CUIDA DE TI.

Donde quieran que esten, siempre estaremos profundamente agradecidos con Dr. Dillon, Dr. Yeager y todas las enfermeras de Evanston Hospital. Sin duda fueron las manos sanadoras de Jesus en esos momentos. 

Giosue-Isaac-29Giosue-Isaac-32

A mi pequeño Isaac también le cayó bien Dr. Yeager porque lo esperó! Llego a las 40 semanas!!!